Centenario de la muerte del historiador Julio Zarate Ferrer 1844-1917

Posted by Ángel Rafael Martínez Alarcón  /   noviembre 12, 2017  /   Posted in Opinión  /   No Comments

La ciudad de Xalapa, a finales del siglo XVIII y el siglo XIX, fue cuna de importantes personales para la historia de nuestra nación, siendo la única ciudad del país donde han nacido cuatro presidente de la República:  Antonio López de Santa Anna, José Joaquín de Herrera, José Echevarría y Sebastián Lerdo de Tejeda. Así también de historiadores: José María Roa Bárcenas (1827-1909). Manuel Rivera Cambas (1840-1917). Julio Zarate (1844-1917)

En el marco del VI Congreso Nacional de Historia, realizado en la ciudad de Xalapa, en la segunda semana de mes de septiembre de 1943, una de sus actividades hacer un homenaje a tres destacados historiadores xalapeños: José María Roa Bárcenas, Manuel Rivera Cambas,  Julio Zarate ; se colocaron las respectivas placas en las casas donde nacieron, tan importantes personaje.  con el apoyo del Honorable Ayuntamiento Constitucional de Xalapa, quien aporto las placas de mármol, fabricadas en la ciudad de Puebla. En dichas placas contienen una breve reseña biográfica del personaje homenajeado. Julio Zarate, nace en la casa ubicada en la antigua calle de Belén, hoy Rafael Lucio esquina con Benito Juárez.[1] Hoy todas esas placas están perdidas o robadas, sin que las autoridades municipales hayan puesta la mas minina atención ni el INAH.

Julio Francisco de Paula Zarate y Ferrer, nació en la ciudad de Xalapa, el 12 de abril de 1844,  fueron sus padres:  Manuel Zarate  y  Josefa de la Soledad Ferrer;  siendo bautizado en la hoy Catedra de Xalapa de la Inmaculada, el 21 de abril. Eran los años en que México, era gobernado por el Presidente  de la República, Antonio López de Santa Anna también nacido en la misma ciudad. Sus primeros estudios los realiza en su natal ciudad que lo vio nacer, luego se marcha a la ciudad de Puebla para cursar la carrera de jurisprudencia, en el Colegio Carolino de la colonial ciudad. La actividad fue de abogado, político, escritor, periodista e historiador; a los 18 año ya era Diputado Federal, en la segunda legislatura federal de 1861-1863, vinculado al partido liberal, y en particular a Sebastián Lerdo de Tejada. Senador de la Republica por el Estado de Campeche, Ministro de la Suprema Corte de Justicia, Oficial Mayor del Ministerio de Relaciones Exteriores, Secretario General de Gobierno con el Gobernador Juan la Luz Enríquez Lara. Así también ejercicio la docencia impartiendo clases de Historia de México. En la capital del país se une en matrimonio con la señorita Ana Tablada Acuña, el 8 de diciembre de 1873. Nueve años tarde tarde nace su única hija descendiente. Muere San Ángel en la ciudad de México, el 18 de noviembre de 1917, a la edad de 73 años fallece..

Su generación estuvo marcada por el sello del Porfiriato, y fueron sus contemporáneos: Manuel Acuña y José María Velasco). Genaro Raigosa, Justo Sierra, Bernardo Reyes, Pablo Macedo, Gilberto Crespo y Martínez. Porfirio Parra

Escribió las siguientes obras: Acamapixtli; Axayácatl; Don Luis de Velasco; Don ]osé María Morelos; Compendio de Historia de México (1884); Elementos de Historia General (1894); y el  Tomo 3 de México a través de los siglos; Los Estados de la Federación Mexicana; Monografía del Estado de Veracruz (1897); Catecismo geográfico del Estado de Puebla (1878); El sitio de Cuautla

Su participación en la primera obra general de historia de México, coordinada por Vicente Rivas Palacios,  México a través de los siglos,  el tomo III destinado a la Guerra de independencia entre los años de 1810 a 1821, correspondió su manufactura al historiador xalapeño de Julio Zarate.  Publicada  hace 132 años, durante el gobierno de Manuel González, el compadre del General Porfirio Díaz. De la obra  de Zarate, se escribe lo siguiente:

El tomo de Zarate destaca por ser el que se refiere al período de tiempo más corto: los once años de la guerra de independencia. Pero al autor no parece haberle costado más trabajo que a sus colegas componerlo. El gran aliado de Zárate es el acontecimiento, la peripecia, que le permite construir cientos de narraciones entretejidas poco más de ochocientas páginas, que para algunos pudiera ser “mera” crónica pero aun así obra historiográfica. Con excepción del análisis geográfico con que inicia el tomo, de algunas reflexiones sobre la política europea y de mínimas consideraciones…El volumen tercero es, de los cinco, el tomo central. La faena que tenía ante sí Zárate era demostrar que la independencia fue un bien de suyo evidente, a la vez que tenía que ofrecer una versión que fuera aceptable, en lo posible, para la comunidad de historiadores. Así, dice en la introducción: “Hidalgo concentra las aspiraciones justísimas de la inmensa mayoría de los mexicanos”; y páginas adelante lo repite: “la Independencia traducía la ardiente aspiración de la gran mayoría de los mexicanos[2]

Mi primer maestro de historia en la secundaria, fue el historiador Vicente Palacios Santillana., egresado de la facultad de historia de la Universidad Veracruzana, e investigador de la misma, una antología de artículos publicados en el siglo XIX. Palacios Santilla, Vicente. 1987. Julio Zarate (antología)  Universidad Veracruzana, México. 197 pp.

 

[1] Archivo Histórico Municipal de Xalapa. Secretaria. Año 1943. P1 Exp 424

[2] Ortiz Monasterio Prieto. 1999:352-353

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

css.php