¿Se avecina nueva crisis? Cae la venta de casas nuevas

Posted by Julio Fentanes  /   noviembre 13, 2017  /   Posted in Opinión  /   No Comments

En el arranque de esta semana, vale la pena destacar la información que publica Reforma sobre las principales constructoras y vendedoras de casa habitación, que presentan una caída descomunal en sus ventas, y como el principal indicador de una economía sana es la construcción y el tema de los bienes raíces es un indicador del poder adquisitivo, por eso inicio con la pregunta de si se avecina una nueva crisis económica en el país, o simplemente, el que se desplome la venta de casas en las compañías más importantes como Homex, Geo y Urbi, es señal de que están pagando sus errores administrativos, errores de negocio y además fraude en muchos de los fraccionamientos que fueron dejando a medias en gran parte del país.

De acuerdo a Reforma en el tercer trimestre del año Homex escrituró solo 176 casas, mientras que en su apogeo en el mismo periodo de 2011 sumó 13, 271 unidades. Urbi que en 2011 escrituró 34,515 casas, en 2018 lleva 844 y Geo que en 2012 totalizó 55 mil, en los primeros seis meses del año en curso suma 1,129.

Ufff. Si son cifras alarmantes, porque nada tiene que ver vender 55 mil casas en un año y en otro reportar en los primeros seis meses que has vendido ¡¡¡ 1,129!!!

Es una locura, simplemente demuestra que algo grave está pasando o pasó. Y si no se trata de la economía del país, entonces el mercado de la vivienda está poniendo en su justo lugar y su justa dimensión a estos vivienderos, que parecería que sólo se dedicaron a sudar los billetes, aprovechar los super créditos que el mismo gobierno puso a disposición de la gente para hacerse de su hogar, desde luego a través de empresas constructoras que se encargaran de fabricar las viviendas con interés social.

En todas las ciudades importantes de México, hay uno ó más fraccionamientos abandonados con casas como refugio de mal vivientes y otras totalmente saqueadas, que difícilmente se van a vender.

También hay muchos fraccionamientos que presentan fallas estructurales en las viviendas, ó ya se cuartearon, o bien, no hay agua, no hay energía eléctrica, no hay servicios, porque todo fue un fraude entre las vivienderas y los municipios; los alcaldes en turno dieron permisos para construir en lugares donde no existían servicios básicos, supuestamente se comprometieron a meterlos, pero nunca lo hicieron.

¿Es probable que los consumidores les estén cobrando las facturas de fraccionamientos y casas chafas?

Para nadie es un secreto los fraccionamientos fantasma, ni los fraudes en estas casas.

Sin embargo, vale la pena rescatar, que Reforma explica que hay nuevas empresas que si están vendiendo, sin embargo, tampoco tienen números extraordinarios, algunas han escriturado 3 mil como el caso de la constructora Vinte, o Cadu que lleva 7 mil 518 casas vendidas de interés social y clase media en los primeros 9 meses del año.

Estos números me llevan a pensar que aunque el mercado se desaceleró, no necesariamente se avecina una crisis, sino que los consumidores están cambiando a otras constructoras después de los escándalos por casas mal hechas.

También han ido surgiendo en diferentes estados de la República, otras constructoras más pequeñas que no construyen en serie las casas, sino que las construyen en serio, con mejores materiales, mejores acabados y con todos los servicios funcionando.

Y aunque las grandes constructoras de vivienda no son empresas fantasma, pues hasta en la bolsa cotizan, valdría la pena investigar hasta donde solo aprovecharon por las buenas relaciones y tráfico de influencias, los enormes presupuestos federales para financiamiento de casas a familias de obreros y trabajadores que en general ganan poco.

Todo esto nace, porque Infonavit dejó de construir casas.

¿Salió más caro el remedio que la enfermedad?

Estoy seguro que esto no acaba aquí.

juliofentanes@gmail.com

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

css.php